Shares

Todas aquí hemos colaborado al menos una vez en nuestra carrera. La colaboración tiene muchísimos beneficios, desde facilitar la construcción de un portafolio, exposición de productos, alianzas importantes, hasta para hacer networking. Pero, seamos sinceras y aceptemos que en muchas ocasiones el resultado es positivo, pero en otras, no tanto. Utilizamos la colaboración como una herramienta de trabajo a lo largo de nuestro desarrollo, pero en realidad, ¿sabemos qué conlleva una colaboración?

 La colaboración es un trabajo hecho entre un conjunto de personas, y efectivamente, esa es la base de lo que es colaborar. El hecho de trabajar en equipo ya es una colaboración. En las industrias del arte, entretenimiento, “media”, moda, y otras plataformas relacionadas, la palabra colaboración significa intercambiar servicios de igual valor para un proyecto en común. Pero este tipo de colaboración tiene una característica distintiva: no hay un cobro monetario por el trabajo aportando a este proyecto en común. Es decir, en la “colaboración” existe un cierto tipo de “trueque”.

Como fotógrafa suelo aceptar este tipo de intercambios cuando me hace falta trabajo específico en mi portafolio, o en otras ocasiones que lo amerite. Pero, tengo que decirles que he estado perdiendo un poco de fé en esta práctica, ya que no siempre se tiene en cuenta que en la colaboración existe una ética. Hoy les quiero hablar de los 5 errores más comunes que cometemos a la hora de decidir colaborar, y cómo podemos arreglarlos.

 

1. Asumir que todos van a querer colaborar

Cuando recibía un mensaje similar a este: “Necesito hacerme un “photo shoot” estilo urbano y me gustaría hacerlo de modo de colaboración, tengo más de 50 mil seguidores en Instagram. ¡Dime cuando tendrías el tiempo! ¡Gracias!”, le daba “decline” tan rápido como podía… No solo porque se está asumiendo que acepté, pero también porque “urban style” no puede estar más lejos del tipo de fotografía que trabajo. Por ende, no conlleva un beneficio para mí.

Una de las cosas que la gente pasa por alto es que, en realidad, no todo el mundo necesita colaborar. La colaboración es una práctica que se trabaja cuando hay una necesidad y una razón específica. Lo profesional en este caso es siempre hacer la debida investigación para antes conocer si la persona o compañía trabaja lo que necesitas, y si se pueden beneficiar mutuamente del intercambio. Finalmente, procura preguntarles si están actualmente aceptando colaboraciones.

2. Pensar que colaborar es igual a “GRATIS”

Me atrevo a decir que este es el “pecado” más grande que se comete a la hora de colaborar. El hecho de que no se esté pagando con dinero físico por los servicios y productos aportados, no significa que no tienen valor monetario. Todo lo que se está intercambiando tiene un valor. El talento de una modelo, los productos de una marca, el conocimiento de un contable, las fotos de un fotógrafo, la ilustración de un artista, la creatividad de un director, en fin, el tiempo invertido de todo el mundo envuelto, tiene valor monetario. Esto quiere decir que las partes deben intercambiar servicios o productos con valor monetario similar, y siempre teniendo en cuenta que nadie está allí trabajando “de gratis”.

Trata siempre de que el valor del intercambio sea justo. Por ejemplo, utilizando mi caso, si necesitas fotos y las quieres obtener por modo de colaboración, procura “pagar” por esas fotos intercambiándolas por tus productos o servicios.

3. No respetar las reglas del intercambio

 Sí, en la colaboración existen normas que se deben de seguir y respetar siempre. Algunas de ellas son por “default” y otras son acordadas de ante mano. Las más importantes son:

  • Dar crédito siempre en todas las plataformas donde el servicio/producto sea presentado.
  • En casos donde sean productos físicos o trabajo artístico-visual, no se deben alterar, de ninguna manera, sin permiso previo.
  • No utilizar los productos o servicios de intercambio para obtener ganancias monetarias futuras. Por ejemplo, no utilices el arte que obtuviste a través de una colaboración pasada para venderlo más adelante plasmado en camisetas.
  • En caso de que se trate de material creado, ya sea artístico, escrito o visual, no asumas que automáticamente tienes los derechos de autor. Los derechos siempre los tendrá la persona creadora. Cualquier plan de uso que tengas, siempre recuerda consultar y pedir el debido permiso.

4. No tomar en cuenta las ideas de los demás

Cuando se acepta hacer este tipo de intercambios, siempre se debe tomar en cuenta la opinión de todos. Debes asegurarte que los productos o servicios intercambiados sean relevantes para todos los que están envueltos. Las partes deben de estar de acuerdo con el trabajo o proyecto que se vaya a realizar, de modo que no se gaste tiempo ni recursos para que al final, no se le saque provecho a la colaboración.

5. Molestarnos cuando recibimos un NO

La profesionalidad siempre debe de ir primero. El ser profesional a la hora de trabajar o colaborar es de suma importancia, ya que nos brinda una reputación positiva en la industria en que trabajamos, facilitando la llegada de nuevas oportunidades. Si la persona a quien contactaste con el fin de colaborar te contesta que NO, no lo tomes personal. La persona no se niega por que tenga un problema con tu persona, ya que puede tener sus razones, y de seguro te las explicará en su mensaje. Mejor contéstale amablemente y profesional, dejando abierta la posibilidad de trabajar en un futuro.

 

En conclusión, debemos de empezar a darle la importancia que se merece esta practica que puede traer un sin numero de oportunidades, no solo a la practica como tal, si no también al trabajo y el tiempo de las personas involucradas. Fomentemos el respeto al trabajo y el arte de nuestra comunidad emprendedora y hagamos que la colaboración vuelva a tomar su buena fama.

 

Escrito por:

Escrito por:

Elaine Torres

Elaine es fotógrafa comercial radicada en Los Angeles,CA. Actualmente tiene un BBA en Administración de Empresas de la Universidad de Puerto Rico y un MFA en Fotografia Creativa Comercial de  Academy of Art University en San Francisco.

¡Hola! Gracias por visitarnos.

Subscríbete a nuestro newsletter para recibir las noticias mas recientes.

You have Successfully Subscribed!